Historias de loCombia

20/07/2018, Bogotà, Colombia, Lara escribe:

Si hay una arepa pa’ uno, hay pa’ todos

Resguardo Indígen da Jaikerazabi


Ubicada en la frontera con Panamá, la Región de Urabá se divide entre los departamentos de Antioquia, Chocó y Córdoba. La Agencia de Desarrollo Económico Local Urabá Darén que vamos a visitar, está ubicada en el Urabá Antioqueño, en el municipio de Apartadó. Desde Bogotá tomamos un vuelo que nos lleva a Medellín y desde Medellín tomamos un ATR 42, un avión regional con propulsión de hélice y 48 asientos. Fabricación francesa e italiana. Una monja ocupa mi lugar, dice que quiere fotografiar el monasterio que se ve desde ese lado del avión. Así que me siento al lado de una chica que me explica que la región es famosa por la producción de bananos y plátanos. Habla rápido y, con un acento diferente de aquel al cual estoy acostumbrada, me dice que Urabá es una de las zonas que, durante los años 90, más ha sufrido las consecuencias del conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo ( FARC-EP), las Autodefensas armadas de Colombia (AUC), un grupo de paramilitares de extrema derecha y con las CONVIVIR, grupos armados de seguridad privada reconocidas por el estado, que operaban en las zonas rurales para proteger a los hacendados de los ataques de la guerrilla.

Los campos sin fin de palmeras que se ven volando sobre Apartadó, tiñen de verde la llanura y, una vez aterrizados, el frío y la lluvia de Bogotá vienen reemplazados por un cielo azul y 28 grados. La ruta que conduce desde el aeropuerto hasta la ciudad está sombreada por túneles de árboles que cruzamos en un taxi que hace malabarismos entre camiones y motocicletas. No todos los caminos están asfaltados y una niebla polvorienta se eleva en el aire: "En Bogotá tenéis smog. ¡Aquí tenemos polvo, que es menos tóxico! ", dice el taxista.

Apartadó, el barrio de l'Asociación de Teatro Comunitario Camaleón de Urabá

Viajo con Nicolás, responsable del área de comunicación de la Red ADELCO, con una periodista y un fotógrafo. Vamos a documentar las iniciativas promovidas por la ADEL Urabá en el marco del proyecto Fortalecimiento de la Competitividad Territorial desde el Desarrollo Económico Local en Colombia-CET, financiado por la Unión Europea e implementado por la Red ADELCO en colaboración con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. El ADEL Urabá es diferente de las otras Agencias de Desarrollo Económico Local que he conocido porque, sin perder la perspectiva económica, se enfoca más en el desarrollo social a través de la cultura. Como Osval, gerente de la ADEL, me explica, "el epicentro de la Agencia es el ser humano". La primera experiencia que conocemos es promovida por la Asociación Camaleón de Urabá. El teatro comunitario es el instrumento. El desarrollo sociocultural es el objetivo.

María Victoria es una mujer bajita, de pelo corto y cara redonda. Ella es de Medellín pero vive en Urabá desde el 1998, cuando, después de terminar sus estudios en la academia de teatro, decide trasladarse para estar con su familia que huía de la violencia que, en aquellos años, estaba desgarrando la capital del departamento de Antioquia. La Asociación Camaleón es un edificio de tres pisos ubicado en un distrito marginal de la ciudad, con caminos de tierra, casas de mampostería y techos de chapa. No es coincidencia que la asociación esté ubicada allí. Cuando María Victoria llega en Urabá, se da cuenta de que el tejido social es débil, el desempleo es mucho y decide dar vida a una experiencia pedagógico-artística, creando, con el apoyo de su hermana, un Grupo Juvenil. Entre las actividades promovidas por el Grupo, se encuentran acciones dirigidas a desarrollar el sentido cívico de los jóvenes del barrio, que prevén la recolección de basura o la siembra de plantas. La asociación, de la cual María Victoria es la directora, es una alternativa para los jóvenes, a las actividades ilícitas, a la entrada a los grupos armados de la región o al trabajo en los campos de bananos y plátanos. El teatro se convierte en un instrumento de rescate social y la asociación en una gran familia que mejora gradualmente la vida del vecindario. En 2014 La Marcha del ladrillo, en la cual cada persona que trabaja en los campos bananeros trae un ladrillo para contribuir a la construcción de la sede del teatro comunitario, ofrece una idea del reconocimiento social que la asociación recibe de la comunidad.

Viejo puerto de Turbo, un barco cargado de plátanos

En el mismo año, después de la construcción del teatro, la Alcaldia decidió construir un acueducto, garantizando agua para todo el sector. La experiencia de la Asociación Camaleón muestra que es necesario que el desarrollo económico y el desarrollo cultural vayan de la mano, especialmente en territorios que han experimentado violencia y en los que el tejido social es débil.

El primer domingo de cada mes, la asociación presenta espectáculos teatrales dirigidos a la comunidad. Para permitir que todas las personas participen, independientemente de sus posibilidades económicas, se han establecido diferentes métodos de pago. Uno de estos es el pucho, que es una especie de trueque donde todos aportan algo para poder asistir a la función. Con lo que se recolecta, se ayudan a las familias del vecindario que tienen necesidad. El objetivo de solicitar una contribución a los participantes, cualquier cosa sea, busca contrarrestar la idea de asistencialismo. Los espectáculos cuentan la vida del barrio y de la Región. Una de las principales obras de la compañía se llama "Eras una vez un Pueblo Bello" y se refiere a la masacre de Pueblo Bello, que ocurrió el 14 de enero de 1990 a manos de un grupo de paramilitares.

Entre los miembros del grupo de teatro hay los hijos de los primeros participantes: de la flor de la experiencia nacen jóvenes frutas que son las promesas de esta sociedad en construcción.

Al día siguiente nos dirigimos al cercano municipio de Turbo, donde vamos a visitar Puerto Nuevo, un puerto en construcción que, por la posición estratégica de la región, quiere ser una puerta al mundo en un contexto donde se ha desarrollado un modelo de convivencia dinámico y vital.

La última parada es el Resguardo Indígena de Jaikerazabi que se encuentra cerca de la ciudad de Mutatá. Vamos a ver el proyecto de turismo desarrollado en el marco del CET. Está lloviendo. Tres niñas pequeñas corren bajo la lluvia y, riéndose y gritando, desaparecen detrás de una casa. Me invitan en una casa palafitica en madera. La dueña me ofrece un delicioso café e, incitada por una de las responsables del proyecto, me vende pulseras y collares hechos por ella con abalorios. Son de mil colores, como el camaleón del teatro comunitario y como esta maravillosa Región que es el espejo de un país que camina hacia la Paz.

Lara

P.S.: A continuación se puede ver el video de la experiencia de Urabá.

Al principio

Quick Links

Universitas Forum Revista Internacional

HDRNet Biblioteca Electrónica

Historias desde el Campo de Nuestros Internos

WebSite developed by Archimede Informatica powered by TYPO3 CMS         ||         Cookie policy